Entrevistas/Laura Anglès

“Acostumbro a vestirme como un gentleman: bombín, paraguas, chaqueta victoriana y reloj de bolsillo”

Entrevista a Joseph Remesar, autor de la novela ‘El Dirigible’

LAURA ANGLÈS  | Joseph Remesar es un venezolano asentado en Londres. De padres españoles, estudió Letras Universidad Central de Venezuela. Ávido lector, ya desde joven se interesó por la ciencia ficción. Durante sus múltiples viajes, trabó amistad con K.W. Jeter, el famoso escritor de horror y ciencia ficción, y descubrió el steampunk estando en Estados Unidos. Actualmente, ha escrito cuatro libros de ciencia ficción y está en proceso de publicar la trilogía de ‘El Dirigible’ para la editorial Dlorean. La primera entrega narra las aventuras de James Usera-Brackpool un inspector que se ve involucrado en la investigación de un extraño asesinato. Todo esto en un Londres retrofuturista del año 1876.

Tower Bridge Joseph

¿Dónde naciste y qué estudiaste?

Nací en Caracas, Venezuela. Mis padres eran españoles y mis tíos norteamericanos. Mis abuelos habían emigrado a Nueva York en los años 20. Vengo de una familia algo variada. Y estoy casado con una mexicana. Estudié Letras en la Universidad Central de Venezuela y estuve en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, eso fue por allá en 1985. Entonces en 1996 me mudé a Miami, donde me desarrollé profesionalmente. Vivo en Gran Bretaña desde el 2002.

¿Cómo empezó tu afición a la escritura?

No estoy seguro, escribía cuentitos y esas cosas cuando era adolescente, pero creo que fue a partir de los estudios de Letras que comencé a plantearme la escritura como una afición seria. Después pasaron los años y descubrí que tenía que vivir muchas cosas propias antes de poder escribir algo decente, y en ese proceso de maduración pasaron 20 años.

¿Cómo empezaste a escribir sobre ciencia ficción?

Desde niño fue lo primero que comencé a leer: Jules Verne y H.G. Wells. A los 8 o 9 años, después cuando mi inglés mejoró, pasé por todos los clásicos contemporáneos: Larry Niven, Philip Jose Farmer, Robert Silverberg, Ursula K.Le Guin, Frank Herbert, Orson Scott Card, etc. Por razones profesionales, estudié también informática, tuve acceso también a literatura Rusa, poco conocida. En mi época de estudiante, los libros soviéticos de física y algoritmos eran muy buenos y baratos, y entonces al ir a comprarlos me encontré una variedad de Ciencia—Ficción rusa traducida al español por cubanos. Siempre he escrito Ciencia—Ficción o Fantasía.

¿Cómo te vino la idea de tu libro “El Dirigible”?portada final El Dirigible

Fue accidental, cuando me mudé a Europa, primero a Dublín y después a Londres, comencé a frecuentar círculos literarios. Londres es una ciudad compleja, muy cosmopolita, es la Nueva York de Europa. Al principio no me gustaba la ciudad, y no sólo era el clima. Todo en Londres luce viejo, cutre dirían ustedes, y además el español, a diferencia de Estados Unidos, es prácticamente inexistente. Me encontré con el dilema de querer escribir algo sobre la ciudad que me ha adoptado pero al mismo tiempo ser un extranjero. Aunque sabía sobre el steampunk desde hacía años fue en Londres donde me he visto realmente involucrado y se me ocurrió que podría tomar elementos y adaptarlos a una ucronía inventada por mí. Así surgió el inspector de Scotland Yard James Usera—Brackpool, que es el personaje central de toda la obra.

¿Cómo definirías el libro en unas líneas?

Es una novela steampunk que combina el género policiaco con la más clásica tradición de la Ciencia-Ficción de H.G. Wells y Julio Verne.

¿Hay algún punto de la novela que sea autobiográfica?

El personaje principal, James Usera—Brackpool, es de alguna manera un alter ego mío. Como yo, viene de una familia diversa, padre español, madre irlandesa y vivió su juventud en Sudamérica, aunque ahora es un fiel servidor de la Corona Británica.  A través de él, expreso mis opiniones y sentimientos sobre la sociedad londinense. Gracias a ese personaje he podido integrar literariamente de dónde vengo y dónde vivo. Para mí es muy importante escribir con verdadero conocimiento de causa y expresar experiencias vitales y no solo de la imaginación.

A través del protagonista expreso mis opiniones y sentimientos sobre la sociedad londinense

¿Qué otros libros o relatos has escrito y cuáles son los más destacados?

Anteriores al El Dirigible, tengo cuatro libros publicados por diferentes editores, sin mucha gloria ni suerte, todos ellos se consiguen en Amazon, pero creo que el más destacado, es una Space—Opera que escribí hace algunos años titulada “Las Aventuras Espaciales de William Pérez William”, de la cual salió también una novela gráfica titulada “La Fisura”. Es un libro divertido, sin grandes pretensiones, que narra las aventuras de un personaje que comienza como minero espacial y llega a ser un prestigioso capitán intergaláctico.

¿Tienes planes de escribir algún libro más?

Dentro de la temática steampunk, la editorial Dlorean ya me ha contratado otros dos libros relacionados a El Dirigible, la idea es escribir una trilogía. El próximo sale en Septiembre y se titulara El Sumergible y el último es ya para el 2015. Así mismo he estado trabajando en varias Antologías y estoy preparando un libro de fotografías y arte steampunk que va a ser editado en Inglaterra.

¿Has encontrado impedimentos para escribir obras de ciencia ficción?

En general, ser un autor de Ciencia Ficción es difícil no importa la lengua, pero en español el género todavía no es considerado “serio”. Hay muchos progresos al respecto, nuevas editoriales, premios, más información, pero todavía estamos muy lejos de conseguir el respecto y la constancia de otros mercados, como el francés o el anglosajón. Creo que como escritor mi función es tratar de escribir lo mejor de habilidad, entretener, transmitir algo, y si soy muy constante, crear escuela para que los que vengan encuentren un camino ya trazado y no sea tan difícil conseguir editores o inclusive lectores.

En español el género todavía no es considerado “serio”

¿Qué tipo de público tienes?

Principalmente mi público es en español, sin importar si es de España o de la Argentina, pero seguidamente es el público de géneros, y no me refiero solo a la Ciencia—Ficción sino a la novela policíaca por ejemplo. Creo que es mi nicho del mercado.

¿Cuáles son tus autores steampunk preferidos?

K.W. Jeter siempre ha sido mi favorito, aunque también están Tim Powers y James Blaylock. No estrictamente steampunk pero un autor de enorme fantasía gótica victoriana es China Miéville. Y en español definitivamente Eduardo Vaquerizo y Félix J. Palma.

¿Encuentras que se tendría que reivindicar el steampunk local, en tu caso, el de Latinoamérica?

No creo en localismos y la demostración es que el steampunk se está convirtiendo en un movimiento global, fuera de la estética victoriana y anglosajona.  Latinoamérica es parte de ese movimiento pero es al mismo tiempo un bloque de un mismo idioma, el español. Si reivindicamos la literatura steampunk en español, lo estaremos haciendo para todos, incluyendo Latinoamérica.

No creo en localismos.  Si reivindicamos la literatura steampunk en español, lo estaremos haciendo para todos, incluyendo Latinoamérica

¿Cuál es tu tendencia dentro del steampunk preferida, aparte de la literatura?

Me fascina la estética, la moda, los objetos. No es posible escribir sobre steampunk sin tener en cuenta a la estética y la combinación de lo victoriano con lo moderno. Es parte de ese retro futurismo del que tanto se habla.

¿Cuál es la máquina u objeto steampunk que más te gusta?

Definitivamente el concepto de las máquinas diferenciales, los ordenadores mecánicos que tienen como fuente de energía el vapor. Y en moda, los sombreros, tanto de damas como de caballeros. Y me refiero a sombreros con adicciones, como goggles y gadgets.

¿Cuál fue tu primer contacto con el mundo steampunk?

En Estados Unidos, en los años 90, todavía no llamaban así al subgénero. Tengo amistad con K.W. Jeter, uno de los escritores californianos que inventó el término. Ahora vive en Ecuador pero viaja todos los años a Inglaterra y nos tomamos una pinta o dos para conversar del pasado y del futuro.

¿Aplicas a tu vida diaria alguna cosa del steampunk?

Vivo en una ciudad donde la mitad de las infraestructuras son de la época victoriana; el alcantarillado, las estaciones de trenes, el Metro, las casas, los edificios públicos. La influencia de la Revolución Industrial se palpa en cada esquina y existe una nostalgia por aquellos gloriosos años del Imperio. Cuando ves la estilizada silueta del Eurostar entrando a la estación de trenes de St. Pancras construida en hierro colado en 1863, es imposible no percibir algo steampunk en todo ello.

Acostumbro a vestirme como un gentleman de la vieja escuela, con bombín, paraguas, chaqueta victoriana y reloj de bolsillo. Con los años y el consentimiento de mi esposa, he ido amueblando mi casa con objetos del siglo XIX, desde muebles hasta relojes. Mi ordenador para escribir es una maquina Remington de 1927 con una interface USB.

Acostumbro a vestirme como un gentleman de la vieja escuela, con bombín, paraguas, chaqueta victoriana y reloj de bolsillo

¿Formas parte de algún otro movimiento cultural?

Podría decir que soy parte de la vanguardia de escritores latinoamericanos que viven autoexiliados, lo que me hace parte de un movimiento literario mucho más amplio.

¿Cuáles son las convenciones más destacadas a las que has asistido?

El año pasado asistí a la World Fantasy Convention que se celebró en la ciudad de Brighton aquí en el Reino Unido y desde su creación en el 2009 asisto a la Convención Steampunk Británica, llamada The Asylum, considerada la mayor del mundo. Así mismo mi novela se lanzó precisamente en la Eurosteam en Madrid el pasado Septiembre.

He asistido también a varias Comic—Con en San Diego y a la MCM Expo de Londres en el 2011. Este año planeo estar en la Feria del Libro de Madrid, en la Semana Negra de Gijón y en la Eurosteam de Barcelona, donde espero lanzar la segunda parte de mi trilogía.

¿Tu trabajo te ha facilitado viajar por muchos lugares del mundo?

No sé qué vino primero, si escribo porque he viajado mucho, o si viajo para poder tener las experiencias vitales para poder escribir. He vivido en cinco países en los últimos 18 años. Y no es lo mismo viajar como turista que convivir con lo locales, te lo puedo asegurar.

No sé qué vino primero, si escribo porque he viajado mucho, o si viajo para poder tener las experiencias vitales para poder escribir

Si hubieras nacido en el pasado, ¿qué personaje famoso te gustaría haber sido?

Difícil pregunta, creo que me hubiera gustado ser Mark Twain, no solo era un excelente escritor sino que tenía un maravilloso sentido del humor. Fue un gran amigo de Nikola Tesla.

¿Qué país se identifica mejor con la estética steampunk para ti?

Actualmente sigue siendo los Estados Unidos, aunque la base ha sido y siempre será Inglaterra. Esa tendencia está cambiando por lo que ya anteriormente mencione que la estética se está convirtiendo en un movimiento global.

¿Consideras Barcelona una ciudad con potencial steampunk?

Desde luego, porque tiene la arquitectura de Gaudí a su favor. Así mismo, su gente y su ubicación geográfica la hace el sitio perfecto para lucir trajes y gadgets. La prueba está en el éxito de la European Steampunk Convention del año pasado. La gente del medio ya comienza a mencionar a Barcelona como la futura sede de la Capital Europea del Steampunk.

Anuncios

2 pensamientos en ““Acostumbro a vestirme como un gentleman: bombín, paraguas, chaqueta victoriana y reloj de bolsillo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s